WHAT'S NEW?
Loading...

El Pensamiento creativo dentro de la publicidad.




Cuando se piensa en Creatividad, se entiende comúnmente como el proceso de generar ideas nunca antes vistas, esta peculiaridad es la que hace que un proceso tenga cierta brillantez frente a un cliente y el la acepte deslumbrado por la originalidad. Sin embargo, este proceso de pensamiento, la brillantez y la originalidad, no certifican que las ideas sean un éxito en el campo. Entonces la clave no resulta ser original y peculiar, sino tomar del sin número de ideas creativas y locas que se te puedan ocurrir, la más factible, viable para el negocio, creativa pero funcional y convertirla en un hecho.


No es solo generar ideas


Normalmente se relaciona el Pensamiento creativo con las lluvias de ideas o Brainstorming, y ya. Pero realmente un proceso creativo implica tener la responsabilidad de objetar y saber que, de cada 100 ideas geniales, al menos una es viable para los intereses de las compañías. Entonces podríamos decir que el éxito de un proceso creativo, es realmente la selección de la idea correcta.


¿Pero cómo sabemos cuál es la idea correcta?


Pues bien, es claro que todos tenemos la capacidad de pensar de manera divergente y convergente, es decir, todos tenemos la capacidad de tener ideas sumamente creativas y alocadas, pero también tenemos la capacidad de aterrizarlas y modificarlas para que sean funcionales.


Y justamente para eso necesitamos el pensamiento convergente, y lo logramos así:


Saber qué es lo que estás buscando lograr, la claridad en este aspecto marca el inicio de una gran estrategia.

Análisis, buen juicio y lógica, tres aspectos que debes usar para seleccionar de manera adecuada.

Después de la lluvia de ideas, olvídate de las ideas que no consideras viables para el proceso y estrategias que pretendes plantear.

Mejorar aquellas ideas que has considerado son viables para el proceso.

Conocer los pros y contras de las cuatro o cinco ideas que más viables sean, y así poner en una balanza hasta encontrar las tres ideas que le presentaras a tu cliente.


En ocasiones, no hace falta mover tantas piezas en tu cabeza para hallar la idea adecuada, sin embargo, tu cliente suele pensar de manera diferente, así que es allí donde debes unificar esfuerzos y exponer por qué desde el punto de vista creativo(divergente) y monetario-funcional(convergente), esa es la manera apropiada de afrontar las necesidades de él.

Juan Manuel Giraldo-Creativo