WHAT'S NEW?
Loading...

Los secretos de la neuroeconomía



Este concepto ha sido considerado como una revolución ya que emplea el uso de herramientas técnicas y conceptuales de diferentes campos, pretende impedir las dificultades que nacen del manejo de una sola perspectiva, pero, también puede influir en el modo en que los demás toman decisiones.

Por ello, vamos a hablar de la neuroeconomía, este campo originado en Estados Unidos, estudia el cerebro humano mientras toma decisiones de carácter económico. El ser humano en ocasiones tiende a ser impredecible, por lo tanto a la hora escoger en los procesos económicos tendemos a involucrar los sentimientos o intuiciones. (Raul Morales, 2003)  





La toma de decisiones 

Es el proceso por el cual los humanos estamos sometidos a evaluar las alternativas solo para elegir una en particular, la que más nos llame la atención. Pero, tomar una decisión no siempre nos deja satisfechos, algunas veces cambiamos de sentir o incluso nos arrepentimos de la elección, por lo cual las decisiones siempre deben ser optimas y llenas de seguridad, optar por lo que más se desea pensando en un buen resultado. La neuroeconomía entra a analizar la toma de decisiones estudiando las señales neuronales relacionadas con los componentes claves del aprendizaje, trata de explicar esas emociones y la importancia del aspecto emocional en el entorno laboral.

Experimentos realizados por Jhon Dylan Haynes y su equipo, han comprobado que las personas pueden cambiar de decisión en el último instante aunque se hubiera reconocido anteriormente en el cerebro. Es decir, que el sujeto es capaz de impedir ese reflejo de forma consciente. En 1955 con el libro del autor Daniel Goleman titulado "Inteligencia emocional" se lanzo este concepto que viene muy ligado a la neuroeconomía ya que no solo articulan nuestro comportamiento sino que, también, son los encargados de establecer experiencias y acelerar el aprendizaje. 

Por otro lado, los economistas para explorar el ámbito de la toma de decisiones económicas acuden a diferentes experiencias basándose en dos emociones principales de las personas: la confianza y el riesgo, de esta manera se origina un juego muy conocido en este campo denominado Ultimatúm.

Juego del "Ultimatúm"

Radica en la interacción entre dos jugadores que, de modo anónimo tienen que repartirse una cantidad de dinero. Se empieza dando dinero a uno de los participantes (A) pidiéndole que lo reparta con el otro jugador (B) como ellos quieran. La única condición del juego es que, si ellos no llegan a un acuerdo, ambos participantes perderán todo el dinero.